lunes, 22 de marzo de 2010

PARTICULA: píxel



La belleza no tiene que ser necesariamente armónica, de colores luminosos y formas definidas. Existen lugares íntimos en los que lo bello lo concibes tu , a tu manera, con sólo la referencia de tus propios valores.
Nada ni nadie puede dictar lo que siente tu corazón y coartar la libertad de tus pensamientos. Cuando todo parece faltar, no hay nadie a quien querer, no hay un dios válido y la tristeza nos inunda, hemos de tener en cuenta que nos tenemos a nosotros mismos, que nuestra conciencia, intelecto e imaginación crearán esas realidades añoradas, unas espirituales y otras físicas.
La música de este trabajo es introspectiva, no evidente a la primera escucha, sin melodías y reglas establecidas. Es pura libertad analógica y digital. Puede gustar o no, pero es sinceridad y tecnología sin pretensiones.